miércoles, 26 de diciembre de 2007

Quedamos gente para darle vida

¡Qué gusto da matar dos pájaros de un tiro!
Hoy me levanté temprano después de llevar dos horas despierta dando vueltas (por motivos absurdos) y decidí que era el día ideal.
Me fui con Sito que me dejó en el cojollo mismo de la acción, y pertrechada de guantes y bufanda a lo Umbral me aposté detrás de la frutera de aros de oro amarillo y piercing en la comisura.
Menos mal que siempre está apple para echarme una mano en esos momentos de asueto obligado.
Hora y media más tarde la fila de gente empezó a moverse, y entramos en tandas de 10 para que la máquina expendedora no cogiera perla por culpa del aturrullo.

- ¿Para qué?
- Paraguayo Para las dos cosas
- Ay espera que le ha cogido perla
- No pasa nada
- Aquí tienes, pasa y siéntate
- Gracias

A la media hora:

- ¡¡¡P-4!!!
- ¡¡tocado y hundido!! Si, soy yo.
- Hola,¿me das el D?
- Pues si, pero este es el caducado.
- Ah, pues vete a la fila del D y cuando lo tengas entonces yo te hago el P, vienes directamente y no esperes.
- Vale gracias.
- A ti

Como se nota que esta gente no sabía lo de los jabones de muestra de esa tienda extranjera tan famosa de muebles para montar, sino la amabilidad hubiera sido distinta, ni mejor ni peor, simplemente distinta.

A los veinte minutos:

- ¡¡D-17!!
- Si, soy yo, buenos días. (ya no hago el chistecito, que las gracias repetidas pierden mucho).
- Buenos días, ¿has traído el antiguo y las dos fotos?
- Si, este es el antiguo, y aquí tienes las dos fotos.
- Uy, esta foto es pequeña. El tamaño de la foto en sí es bueno, pero la cara tendría que ser el doble, te la han tomado desde muy lejos. Mejor hazte unas aquí al lado, y te lo dejo todo preparado solo a falta de que nos las traigas, no esperes cola ni nada ¿vale?
- Vale, gracias.
- A ti.

Volví con las dos fotos, me ensuciaron el índice derecho y con el nuevo me fui a la cola P.

- ¿Ya te han hecho el D?
- Si, te traigo el comprobante.
- Vale, en cuanto termine con esta señora empiezo contigo
- Vale, gracias.

la funcionaria me dedica una sonrisa como si me conociera de toda la vida, y observo que el resto de los parroquianos empiezan a rebullirse en sus asientos y a mirarme mal.
Yo para ponerles aun más nerviosos me guardo mi número para que pensaran que me cuelo por la cara. Y justo cuando me llega el turno, la señora de mi izquierda se levanta como un resorte para encajonarse en la silla que yo iba a usar.
La funcionaria me mira, y le digo "no te preocupes, espero a que termines con ella también".
Me agradece el gesto, y le dice:

- ¿Me da el D por favor?
- Si, tiene que ser una fotocopia porque el original me lo han robado.
- Pues entonces váyase a la fila del D para que se lo hagan y traiga el comprobante.
- ¿Cómo? Mire llevo un rato aquí y no pienso tolerar este trato. Aquí lo que pasa es que le ha dado a Vd coraje no poder atender a ésta (la señora me señala de mala forma) antes que a mi, y al final se va a salir con la suya. Encima de que no tiene número ni nada.
- ¡Mire señora, ésta chica se merece un respeto. Y la que no piensa tolerar este comportamiento soy yo. Ella llegó aquí y como necesitaba tener el D antes se fue a la otra cola, y ahora ha vuelto. Además, lo de que no tiene número se lo está inventando sin saber de lo que habla!

Otra exaltada secundó a la señora acusica y las dos me miraban rojas de ira afirmando que ni siquiera tenía número. Cuando la expectación llegó al máximo abrí mi bolso, saqué la cartera, y muy lentamente y con sonrisa burlona y actitud exultante extraje el P-4 que me acreditaba para estar donde estaba.

A partir de ahí todo coser y cantar.
Gestiones hechas y comprobación atestiguada de que el hombre es un lobo para el hombre. Ya no somos capaces ni de esperar cinco minutos más de lo previsto...



Este vídeo en honor a Little Britain.
Veri, lo de la asociación ha sido una idea fantástica. Os doy las gracias por el impulso tan grande que proporcionáis a éste vuestro sitio.

martes, 18 de diciembre de 2007

Carta certificada. Rogamos acuse de recibo.

Con motivo de la petición de rectificación con carácter urgente que se le exigía a nuestra cliente a raíz de unas declaraciones vertidas en su blog "Mi Zaguán" a las 13:45 horas del día 12 de Diciembre de 2007 en el post titulado "Letting myself let go" sobre la autenticidad de la sonrisa un tanto deformada y falsa de su defendida la Srta. Di Piu, hemos tomado la siguiente determinación:

La Srta. Meli Keller se retracta de lo escrito y afirma que la sonrisa en sí es perfecta puesto que no tiene prueba gráfica que atestigüe que V. D. P. se cogía la protuberancia nasal enérgicamente mientras movía los hombros.

Sobre la poca gracia de su chiste titulado "bonito nombre" la Srta. M.K. asevera que sobre gustos no hay nada escrito, y asegura que lleva muchos años demostrando sobradamente su infinito sentido del humor. Considera que no tiene que demostrar nada a estas alturas.

Esperamos su respuesta a nuestra carta.

Muy atentamente:

Meli & Keller´s. Abogados.

domingo, 16 de diciembre de 2007

Hahnemann

Semejante cura a semejante... ¿Será verdad? En homeopatía funciona, pero me echo a temblar de sólo pensarlo.
Yo quiero que lo que cure sea diferente para evitar de raíz el riesgo de volver a enfermar.
A ver, yo estoy mala, y resulta que para ponerme bien tengo que encontrar un remedio semejante a lo que me produce la enfermedad. Supongo que para algunas afecciones puede valer, pero para otras lo dudo mucho.
Que si, que el remedio tiene que estar muy diluido, tanto como para llegar casi al número de Avogadro (6.0235 por diez elevado a 23) porque sino la sustancia medicamentosa es una molécula inerte, es decir, solo se conseguiría el efecto placebo.
Efecto placebo... ¡¡qué momentoooo!!
Lo he experimentado no hace mucho.
Lo que hace la mente ¿eh? Llevas meses con dolores por todo el cuerpo y de pronto te dicen "mira, esta bolita te va a venir bien, ya verás"
Me la tomo como chica obediente y desesperada que soy, y empiezo a sentirme cada vez mejor hasta constatar que no me duele nada.
Pregunto qué llevaba el compuesto y cuando me dan la fórmula leo "tranquiltaticum, felicitaticum, sonrisicum, tempus y acua c.s.p."
Está clarísimo viendo esto que semejante no cura a semejante, a mi me está curando lo diferente.
Eso, si es que alguna vez he estado mala....


miércoles, 12 de diciembre de 2007

Letting myself let go

Me acuerdo de cuando preparaba el primer viaje sin tener ni idea de nada. Tuve que pedir hasta un certificado de penales, con lo buena gente que soy yo.
Luego llegaron los nueve días de convivencia en aquel pueblo perdido de la sierra de madrid donde Veri y yo nos conocimos. Fue más o menos así:

- Hola
- Hola
- ¿Cómo te llamas?
- Veri (nótese que no me dijo Veri, sino su nombre real, a ver si vamos a creernos aquí que se llama Vericueta)
- Ah que nombre tan bonito, yo me llamo igual (nótese que mi nombre real y el suyo coinciden).
- Je je je (sonrisa de medio lado y mirándome como si no se fiara mucho de mi, con lo buena gente soy yo)

Esos nueve días fueron indescriptibles, compartimos habitación con la chica gallega, o más bien con su colchón porque la engullía literalmente. También conocimos a la de Vallecas que mataba avispas como mulas a base de toallazos desenfrenados al grito de "en realidad a mi esto me da un ascoooo...." Y como olvidarme (que lo he hecho) de La-Merche y La-Pérez-Rasilla, incomentables ambas compañeras de la vallecana. Aunque para mi, la estrella indiscutible fue Trina, con sus tres hijos como tres soles y la caja de prozac a cuestas.

Luego llegó Wisbech y nueve meses después, por fin Norwich.
Tres años han pasado desde que dejamos Inglaterra después de dos años viviendo allí, y ahora me voy de nuevo feliz y contenta. Mucho menos papeleo y mucha más madurez. Más fluidez en el lenguaje y en la vida y ningún miedo interno.
Sé que es lo correcto y lo que necesito. En una semana allí he vuelto a ser yo con mis virtudes y mis defectos y eso es lo que quiero ser.
No voy a encontrar naranjos que huelan a dama de noche ni damas de noche con espinas pero me voy a reír por dentro y por fuera.




martes, 11 de diciembre de 2007

Sin pausa pero sin prisa

Comencé a finales de Noviembre desde un presente (ya pasado) gris plomizo.
Se me caló la marcha la primera noche pero me arrancaron a racha, un empujón y a meter segunda. No podía parar en ningún sitio, no podía dejar que nada me entretuviera porque seguramente el fallo estaba en mi batería, y sin batería el motor no funciona.
Tampoco podía permitirme el lujo de cambiarla, más que nada por nostalgia. Llevamos tantos años juntas que ninguna de las dos queremos separarnos, así que no queda más remedio que tener unas buenas pinzas a mano.
Con ellas nos sentimos seguras, podemos calarnos (cada vez menos) pero tenemos buenos bornes a los que conectarnos para continuar nuestro camino.
Ha sido una quincena inolvidable.
Little Britain
, Paka y Jeidi protoganizaron la primera parte en Norwich. Cada momento con ellos me hace sentir en casa, es una sensación de plenitud que ojalá todo el mundo pudiera experimentar. Es el saberte pieza de un engranaje perfecto y cuidado al detalle del que surje la más hermosa de las melodías.
La segunda parte ha sido tan importante como la primera. Sito y Veri son los artífices. Cada uno en su sitio y manteniendo sus posturas como no puede ser de otra manera, y todo aderezado con los toques exóticos (y lo dice la gurú del amor) de Seductora, que nos ha hecho reír a mandíbula batiente hasta el dolor abdominal. Cuanto siento que Sito no lo presenciara.

Nota mental: "la clave de la seducción es la mirada, por ventura lo digo pardiez"

He metido tercera y estoy dejando atrás los atascos y las carreteras secundarias. En breve me gano la L de novata, llego a 80 Km/h, y de ahí al infinito y más allá.
Veri, echo de menos tu abrazo de buenas noches y tus sonrisas matutinas de felpas verdes y camisolas azul cielo.


martes, 4 de diciembre de 2007

Anécdota para compartir.

No suelo dejar en el blog nada que no haya escrito yo, pero en este caso haré una excepción. Gracias Treinta por ciento por enviármelo.

La siguiente pregunta fue hecha en un examen trimestral de química en la Universidad de Toledo.

La respuesta de uno de los estudiantes fue tan 'profunda' que el profesor quiso compartirla con sus colegas vía Internet, razón por la cual todos podemos disfrutar de ella.


Pregunta:

¿Es el Infierno exotérmico (desprende calor) o endotérmico (lo
absorbe)?

La mayoría de estudiantes escribieron sus comentarios sobre la Ley de Boyle (el gas se enfría cuando se expande y se calienta cuando se
comprime).

Un estudiante, sin embargo, escribió lo siguiente:

'En primer lugar, necesitamos saber en qué medida la masa del infierno varía con el tiempo. Para ello hemos de saber a qué ritmo
entran las almas en el Infierno y a qué ritmo salen.

Tengo sin embargo entendido que, una vez dentro del Infierno, las almas ya no salen de él. Por lo tanto, no se producen salidas.

En cuanto a cuántas almas entran, veamos lo que dicen las diferentes
religiones. La mayoría de ellas declaran que si no perteneces a ellas, irás al Infierno.

Dado que hay más de una religión que así se expresa y dado que la gente no pertenece a más de una, podemos concluir que todas las
almas van al Infierno. Con las tasas de nacimientos y muertes existentes, podemos deducir que el número de almas en el Infierno crece de forma exponencial.

Veamos ahora cómo varía el volumen del Infierno. Según la Ley de Boyle, para que la temperatura y la presión del infierno se
mantengan estables, el volumen debe expandirse en proporción a la entrada de almas.

Hay dos posibilidades:

- Si el infierno se expande a una velocidad menor que la de entrada de almas, la temperatura y la presión en el Infierno se incrementarán hasta que éste se desintegre.

-Si el Infierno se expande a una velocidad mayor que la de la entrada de almas, la temperatura y la presión disminuirán hasta que
el Infierno se congele.

¿Qué posibilidad es la verdadera?:

- Si aceptamos lo que me dijo Teresa en mi primer año de carrera
('hará frío en el Infierno antes de que me acueste contigo'), y teniendo en cuenta que me acosté con ella ayer noche, la posibilidad número 2 es la verdadera. Doy por tanto como cierto que el Infierno es exotérmico y que ya está congelado. El corolario de esta teoría es que, dado que el Infierno ya está congelado, ya no acepta más almas y está, por tanto, extinguido... dejando al Cielo como única prueba de la existencia de un ser divino, lo que explica por qué, anoche, Teresa no paraba de gritar '¡Oh, Dios mío!

Dicho estudiante fue el único que sacó 'sobresaliente'




I´m back

Una semana fuera y parece que todo es distinto. Estoy segura de que no es más que la actitud con la que enfoco mi vida ahora.
Tengo miles de cosas por decidir y otras tantas por preparar para el regreso, pero la ilusión y la felicidad con que lo veo todo me ayudan a no agobiarme y a pensar con claridad.
Ha sido una semana terapéutica, como si volviera de un balneario donde he estado cuidada por las mejores manos. Me ha dado tiempo a todo, he conseguido lo que necesitaba y no he parado de reír.
Soy consciente de que no todo mi mundo está allí, de que he estado en plan vacaciones, y de que voy a echar de menos muchas cosas, pero lo que más quiero ahora mismo es irme.
Para cuando llegue, Noviembre está ya más que pasado y eso es un punto enorme a mi favor porque como dice Little Britain "no se pueden tomar decisiones en ese mes" y así al menos estoy tranquila.
Sé que me va a venir muy bien para todo. Voy a recuperar el control y voy a reencontrarme a mi misma que es lo más urgente ahora mismo.
A Paka, Little Britain y Jeidi sólo deciros que os quiero mucho.
Que si... que a Veri y a Sito también.


www.Tu.tv

jueves, 29 de noviembre de 2007

Para ser alguien mejor

Olores con cuentos chinos.
Desatinos, sin sabores.
Desvaríos de adivino
de lámparas de Aladino
que salen de los rincones
de una cárcel sin cajones
donde sólo habita el frío.

miércoles, 28 de noviembre de 2007

Sonriendo

Poco a poco todo empieza a tener sentido. Hace tiempo que ya no me veo tal cual soy porque por mucho tiempo no he sido más que una sombra de mi misma. Y a veces tienes que alejarte mucho mucho para poder reconocerte porque de tan cerca que estás ni te ves.
Los cambios drásticos ayudan (no olvidemos que soy una persona radikal, sí con K), sobre todo cuando es lo que llevas tiempo pidiendo a gritos sin que algunos te oigan. Menos mal que hay otros que aparte de oírte te empujan a acometerlos cuando tu no eres capaz de decidir por ti.
El cielo esta gris y mi alma llena de luz, es curioso como con cielos azules he sufrido espantosas tormentas en el corazón. (Estoy segura que Bécquer se reencarno en mi, no por la destreza poética, eso salta a la vista, sino por lo demás. A que si, Veri?)
Para dejar buen sabor de boca dejo este vídeo con el que Little Britain y yo lloramos anoche de risa:


jueves, 22 de noviembre de 2007

Destino Norwich

Dos de los años más importantes de mi vida los he pasado fuera de España.
Los primeros nueve meses fueron de adaptación, de crecimiento, de espabilar y abrir los ojos tanto que casi se me descuelgan y se me vuelven a colocar como si tuvieran muelles pegados a ellos.
El resto del tiempo fue vivir Eldorado. Todo me sirvió, lo bueno y lo malo.
Conocí a las personas más dispares y me enriquecí gracias a ellas. Me quedo con todas, no puedo descartar a nadie porque en mayor o menor grado todas fueron importantes y dejaron su huella en mi.
Pero hay dos con las que sigo caminando.
Durante algún tiempo mis pisadas junto a ellos fueron demasiado leves, sin embargo siguieron a mi lado, y cuando me caí se arrodillaron junto a mi, me cogieron de la mano y consiguieron que me levantara y volviera a pisar firme.
Mañana cojo un avión para estar con uno de ellos durante una semana, y "no puedo esperar a que pase el día".
Sólo echaré de menos a alguien (la que falta para que el dúo sea el trío de siempre).

miércoles, 21 de noviembre de 2007

Revisiones

Esta mañana tras comprobar que la tromba de agua cayó toda por la noche y que no había peligro de empape o morir ahogada me decidí a llevar el coche a la revisión. Lo dejé allí a las ocho y media y me vine andando.
Todas las calles estaban mojadas, algunas de ellas acumulaban charcos enormes, y la humedad y el frío se respiraban en el ambiente.
Pensaba en las musarañas cuando un cojín rojo con manchas negras simulando una mariquita gigante me expulsó de mi limbo particular. Estaba en la acera como saliendo de una pequeña caja de cartón junto a la cual había un paraguas verde y blanco abierto con tres varillas rotas y salidas de su sitio. Al lado, tres cartones mal doblados y más marrones de la cuenta medio desvencijados servían de parapeto a la chica del jersey blanco que dormitaba sentada y acurrucada sobre sus rodillas.
- Ha debido pasar toda la noche así- pensé.
En el portal contiguo dos mujeres de mediana edad tomaban un café de máquina y se fumaban un cigarro mientras criticaban a la de la limpieza.
La chica levantó la cabeza y no podía apartar la mirada del vasito de plástico de café humeante que tenía en las manos una de las dos chismosas.
Ellas ni siquiera repararon, estaban demasiado ocupadas.

- ¿Uno con leche?
- ¿Cómo?
- ¿Que si te apetece uno con leche?
- Si
- Aquí tienes
- Gracias, con este frío y la noche que hemos tenido se agradece mucho más.
- ¿Te has mojado?
- Pude encontrar un cajero con la puerta abierta y allí he estado despierta hasta que escampó, nunca se sabe qué puede pasarte dentro de un cajero.
- El mundo está loco
- No, el mundo está lleno de sinvergüenzas, pero ninguno de ellos está loco.
- Puede ser... que tengas buen día.
- Y tu.

Me auriculé y seguí caminando sin escuchar ninguna canción.


martes, 20 de noviembre de 2007

Y voy a peor

- Veri, querida, yo comprendo que después de lo que pasó con el "asunto termo" no quieras que tu nombre aparezca en ningún momento y por ningún sitio, pero de ahí a que por teléfono no se te escuche...

- Meli, yo tampoco te oigo bien. Espera que subo el volumen (...) ¿Ahora?

- No, te oigo fatal.

Parecía enteramente que estabas metida en "las tinaja de los pane y los pece"

- Bueno, no importa. Hablo más alto y ya está.

Y así fue como nuestra muy amada Vericueta, alma cándida entre las cándidas, se pasó cerca de media hora cuatro minutos escasos desgañitada cual hiena hambrienta focalizando todos sus esfuerzos vocales hacia el micrófono del motorola por el que hablaba con moi (Qui a le droit) anoche (antes del gran diluvio).

Después de decirnos lo mucho que nos queríamos y nos echábamos de menos a voz en grito (que más bien parecía una discusión con tintes de tragedia griega) decidimos colgar.
Justo en ese momento fue cuando desvelé el misterio, y desde entonces hasta ahora no he parado de reirme (salvo cuando sonó el pedazo de trueno a las 9 de la mañana, que se me encogió el corazón).
He aquí la fotografía que lo explica todo:

lunes, 19 de noviembre de 2007

Sueños y desvelos

En un segundo me he visto sentada en un banco de forja de finales del XIX contemplando como el agua que sale del fontanal lo hace rítmicamente y sin un compás definido.

Imagino también un laberinto de setos de dos metros a mi espalda y jardines con mil y una flores haciendo dibujos caprichosos con colores antes nunca vistos.

De repente salgo del sueño y recuerdo que mañana a las 8:30 tengo que dejar el coche para la revisión. También está lo del carné de moto, que empezó siendo una broma pero al final me lo voy a tener que sacar porque me doy cuenta de que con según qué cosas las gente no me toma en serio.
Hoy no me he matriculado porque cada vez que paso por la puerta de la autoescuela me da miedo verme dentro y encima de una moto más todavía hacía frío y teníamos previsión de lluvias , y claro no me apetecía nada salir de casa para semejante nimiedad.

He dicho.

viernes, 16 de noviembre de 2007

Shh Shh Shh

Que grande es querer a los demás.
Puede que esta afirmación sea ñoña a ojos de algunos, tonta a ojos de otros o demasiado obvia para los que lo viven.
Hoy he estado pensando en eso.
A nadie que me conozca se le escapa que yo tengo debilidad por algunas personas. Pero una en concreto me tiene robado el corazón desde hace ya casi 28 años.
Yo, que cualquier cosa hace que me cambie la veta, que soy una quisquillosa y una inconformista, y que tengo un carácter del demonio, tengo que decir que no hay nadie como él.
Toda la vida juntos, salvo dos años en la distancia que hicieron que brillara con luz propia porque reconozco que durante algún tiempo lo eclipsé de algún u otro modo, y con eso el gusanito de seda se convirtió en la hermosa mariposa que es hoy, y que alegra a todo el mundo con sus colores.
Muchas veces me he cuestionado cómo hubiera sido mi mundo si él no hubiera estado, y es que no puedo siquiera imaginarlo. Mi vida está ligada a la suya y lo estará siempre, y lo sabemos todo el uno del otro por más que haya cosas que no decimos.
No puedo terminar este post porque me emociono, y lo tengo por aquí cerca y como me vea con los ojos rojos va a pensar cualquier cosa.
Pero hay algo importante que no puedo dejarme y es que, por si no te lo digo suficiente, Sito te quiero más que a nadie.


lunes, 12 de noviembre de 2007

Una vez más...

Pensaba que necesitaba perspectiva, espacio para que mi cabeza dejara de latir.
Y es que padezco una de esas enfermedades raras en las que el órgano motor transmite el dolor al órgano pensante y viceversa, y ya no distingo cuál de los dos está enfermo.
Así que curarme está siendo más difícil de lo que creía porque no sé dónde acudir.
Apago el fuego en uno, y se enciende en el otro.
No puedo más.
Dicen que quien resiste gana, pero yo por más que resisto no hago más que perder. Sólo recibo golpes y cada vez más fuertes, y no sé si merece la pena.
Todo es absurdo. No llego a entender nada, no comprendo nada.

...Y mi cabeza sigue latiendo, nada me hace efecto.

¿Perspectiva? ¿Espacio? Nada me vale.

Empiezo a tener claro que el único antídoto es convencer a mi corazón para que deje de pensar.


domingo, 11 de noviembre de 2007

Cambio de rumbo

A veces vemos la señal de “esta vía no tiene salida” y nos empeñamos en entrar por si acaso hay aparcamiento.

Estacionamos y somos felices, las calles abarrotadas de coches y nosotros encontrando un sitio perfecto ¿qué más se puede pedir?

Llega la hora de volver a casa y justo cuando vamos a arrancar, una apisonadora bloquea la única salida que hay.

Atónitos nos bajamos, miramos dentro y la cabina está vacía, así que volvemos al coche y nos sentamos a esperar con el único entretenimiento de ver a la gente recogiendo sus vehículos en la calle perpendicular.

Al rato volvemos a mirar y la puta apisonadora sigue hueca.

Se nos van las horas…

Sin embargo una bombillita se enciende y reaccionamos.

Llamamos a los incondicionales (los que viven cerca) y entre todos empezamos a empujar.

Al principio no hay forma, no se mueve nada, ni un mísero milímetro. Pero de repente, como cuando se encendió la bombillita, la rabia y la impotencia hacen su aparición, y un solo empujón basta.

Por fin la apisonadora rueda calle abajo y yo empiezo a arrancar mi coche.

sábado, 10 de noviembre de 2007

Just go with the flow

He hecho un tiramisú.
A Veri le encantaría su textura. Sobre el sabor no tengo ni idea porque no lo he probado. Nunca pruebo nada de lo que cocino hasta que no lo voy a comer, lo hacía mi abuela, lo hace mi madre y lo hago yo (no el tiramisú, sino el no probar las cosas que no están terminadas). Manías de familia...
Mientras montaba la nata me concentraba en las varillas. Podía acelerarlas o aminorar su ritmo, y pensaba que en buena parte la vida es así. En algún lugar tenemos una ruedecita con velocidades y la vamos moviendo a nuestro antojo o según las circunstancias, lo que queremos o lo que no. Últimamente me ha pasado una cosa curiosa, llevaba tiempo con la ruedecita al 12 (que es la máxima potencia) y se ha debido ir la luz...


viernes, 9 de noviembre de 2007

La post-boda

Atención señora, ha llegado a su localidad EL TAPICERO. Se tapizan sillas, sillones, butacas, tresillos, mecedoras, descalzadoras y toda clase de muebles y tapicerías que tenga en mal estado en su propio domicilio. No deje pasar esta oportunidad y salga a preguntarnos. Tapizamos en tela, escai, terciopelo, curpiel y pana. Recogemos y entregamos en el acto.
Atención señora....

Y así hasta que le daban la vuelta a la cinta y vuelta a empezar con la misma cantinela. Pues bien, hace un par de fines de semana lo revivimos, pero sin camión ni megáfono.
Aunque lo mejor sin duda fue constatar el hecho de que el chocolate aromatizado agudiza los reflejos y la mente tanto que de un minuto a otro te conviertes en un ídolo de masas en el noble deporte del ping pong.

De la mujer encargada de enseñar la balconada de... EL CASTRILLL mejor no hablamos.

Lo que si podría contar son los misteriosos orígenes de Heidi, y lo mucho que ella tiene que ver con Benito el Bombero. Pero prefiero no herir sensibilidades.





jueves, 8 de noviembre de 2007

Hay días...

A veces la vida se para a fumar un cigarro en un precioso local donde no debería estar permitido por falta de espacio.
A veces el cigarro se extingue dejando sólo humo.
A veces el humo es la única excusa que le queda a la vida para seguir anclada a la silla del local.
A veces la silla del local es demasiado cómoda y ya tenemos dos excusas.
Pero sucede también que a veces, las excusas no son más que las colillas del cigarro.


lunes, 5 de noviembre de 2007

Viven con nosotros.

Muchas te dejan indiferente.
Otras te alegran el día.
Otras te mueven la pierna, el pie, la tibia y el peroné.
Otras te relajan.
Otras te durmieron cuando eras niño.
Otras te hacen reaccionar.
Otras te llevan a mundos imaginarios donde no podrías ir de ninguna otra forma.
Otras reviven el pasado.
Otras refuerzan tu presente.
Otras dan más leche a las vacas y alegrías a los ganaderos.
Otras consiguen inspirarte.
Otras deprimirte.
Otras pintan arcoiris en tu vida.
Otras hacen que te la replantees.
Otras te cogen de la mano y giran contigo.
Otras aceleran tu pulso.
Con otras ríes a carcajadas.
Otras te hacen llorar.
Algunas consiguen que te quedes en la Inopia.
Otras llenan de versos tu día.
Otras te enseñan pequeñas cosas que nos dejó un tiempo de rosas.
Otras reunen multitudes.
Otras son sólo de un grupo de buenos amigos.
Otras se van haciendo un hueco en tu corazón hasta apoderarse de él.
Otras, simplemente un flechazo.
Muy pocas (sabiendo cuantas hay) llegan a tu alma.
Otras quedan en el olvido.
A otras las metemos en cajones.
Otras las recuperamos antiguas y empolvadas.
Otras sólo tuvieron su minuto de gloria.
Otras marcan nuestros veranos y animan barbacoas con chorizos parrilleros.
Otras se hacen viejas de repente sin arrugas en la frente pero con ganas de morir.
Otras ocupan dos camas vacías.
Las más atrevidas gritan.
Las románticas en cambio susurran.
Otras no dicen nada, sólo tararean.
Y ésta, como tantas más consiguen que se me haga un nudo en la garganta...



...Y abrázame fuerte, que no pueda respirar
Tengo miedo de que un día
ya no quiera bailar conmigo nunca más...

Va de pasado y presente.

Hace dos días me reencontré de nuevo con ella. La conocí hace casi diez años cuando yo empezaba a despertar en la vida y estaba llena de inquietudes.
Recuerdo que me invadía un espíritu reivindicativo que alguna que otra vez me acarreó serios quebraderos de cabeza, disgustos y malos momentos, pero como no podía ser de otra forma tuve que aceptarlo y lidiar con ello ganara o perdiera.

Mientras todo eso pasaba, de repente ella trajo la luz y conseguí hacer de la suya mi filosofía. Me dijo: “Contra el poder, en cualquier forma que se dé contra la fuerza y mal uso de la fe desde el poder”

Aquella frase se me grabó a fuego, y me erigí en la Juana de Arco del momento. Estaba decidida a luchar contra la opresión, el pie en el cuello y las manos atadas que el poder de lo divino representado en la tierra, o mejor dicho en un pueblo de 800 habitantes, ejercía sobre mí y sobre un grupo de personas que lo único que quería era cantar.

Me decían “los malos siempre ganan” y yo hacía oídos sordos.

Pero ganaron.
Ganaron a la corta, porque ahora, a día de hoy, muchos años después, están solos y amargados.

Lo que me dijo antes de ayer vino a ser lo mismo, pero me tranquiliza saber el final de la historia. Lo único que de verdad me dio miedo fue pensar en la fuerza que pueden llegar a tener las verdades dobladas.




contra el poder que nos enseña sólo aquella mitad
contra el poder de las verdades dobladas
contra el poder de quien conoce pero sangra de más
contra el poder de las canciones guardadas
contra el poder que nunca abraza a los que pueden pensar
contra el poder que nos vigila los pasos
contra el poder que siempre miente en nombre de la verdad
contra el poder que nos convierte en extraños
contra el poder
que debilita y nada da que sólo quita
y deshace lo que está
contra el poder…
contra el poder
en cualquier forma que sé de
contra la fuerza y mal uso de la fe
desde el poder…
contra el poder que abre una zanja entre el amor y el placer
emparentando el bienestar y la herida
contra el poder que no distingue entre morir y crecer
contra el poder que compra y vende la vida
contra el poder que hace del padre ostentador del poder
contra el poder que nos obliga a engañarnos
contra el poder que hace a los hijos reinventar el poder
contra el poder de los que piensan ganando
contra el poder…
contra el poder que no descansa y se detiene a beber
junto a las fuentes del sabor y el deseo
contra el poder que nos bendice en el hogar del poder
contra el poder del la ignorancia y los juegos
contra el poder…

martes, 30 de octubre de 2007

Y llorar por él, y esperar de pie ...

- ¿Alguna vez me has querido?- Preguntó la roca al mar

- ¿Por qué dices eso? ¿No me has visto siempre a tu lado? ¿Qué más pruebas necesitas?- Respondió

- No quiero pruebas, quiero sentirlo – Dijo ella – Yo siempre estoy aquí esperando a que vuelvas sin moverme de mi sitio, sin mirar a otros mares, sin embargo tu vas y vienes, visitas otras playas, llegas a otros acantilados con miles de rocas como yo y cuando vuelves no dices nada, y hasta te enfadas si pregunto.

- No hay nada que decir – Contestó el mar sin mirarla.

- Mírame, siempre he sido fuerte. Ni el viento puede conmigo. Hubo un tiempo en que cuando venías, mil veces podías acercarte a mi y ni siquiera me rozabas. Pero me conseguiste, y deberías sentirte orgulloso sabiendo como sabes que no hay roca como yo. Sin embargo te has dedicado a chocar contra mi y a herirme tanto que pequeñas lascas se desprendieron de mi cuerpo. Me dijiste que no le harías daño a mi corazón, y lo has roto en mil pedazos, has quebrantado mi base haciendo que toda mi confianza en ti se desplomara, y ahora ya no sé recomponerla, porque lo intento pero tus respuestas no me valen.

No me vale tu altanería ni tu autosuficiente inmadurez, no me valen tus humos ni tu espuma, y mucho menos me valen tus reproches cargándome tus culpas y tu victimismo sin razón.

- Me voy, para hablar de esto no debería haber venido - espetó el mar.

- Esperaba eso de ti, cuando se ponen las cartas sobre la mesa desapareces. Eres incapaz de tener la decencia de quedarte. Sólo piensas en cómo te sientes tú y en lo incómodo que es no esconder la mierda bajo la alfombra en estos momentos y dejar el tiempo correr.

No te has parado ni un segundo a pensar que me has destrozado la vida, que tus mentiras te han desprestigiado y que tu actitud cobarde sólo ha dicho de ti lo que eres en realidad.

- …

- ¿Sabes qué es lo bueno de todo esto?
Que yo sigo siendo ROCA y lo seré mientras viva, y que tú serás mar, inestable y loco, revuelto y húmedo, traicionero y huidizo y a nadie le valdrá tu falso canto de sirena ajada.



Lo anuncio

...He vuelto.
Mucho más, próximamente en su pantalla amiga (la del pc).


lunes, 15 de octubre de 2007

Post de V. Di Piu (I)

Veri, que como comentarista profesional no tiene parangón, me ha pedido encarecidamente el favor de hacer suya esta tribuna pública por el anverso (es decir por los post) y no por el reverso (osea, por los comentarios) que es por donde ella normalmente hace sus apariciones estelares.

Así que transcribo palabra por palabra sus sentimientos y ruegos tal cuales ella me los ha hecho saber.


Estimados todos:

Llegado este punto en el que habéis conseguido hincharme las narices, (y mira que los que me conocen saben que tengo flexibilidad en las aletas nasales), por vuestro silencio repetido, me veo obligada a enviaros un post para meteros en cintura.

Me permitiréis que me refiera a la gente más cercana:

- Little Britain: es posible sacar diez minutos para contestar a este tu blog y vínculo de unión con tu spanish family.

- Sito: Me consta que tus obligaciones laborales no te impiden compaginarlo con algún comentario en este blog.

- Amar: me da la sensación que puedes aportar comentarios muy buenos a este blog porque tienes el aval de “amiga de Meli”.

- Luci: te salvas porque aun no tienes el link de este blog.

Dicho esto, confío plenamente en vosotros y en que entre todos hagamos el esfuerzo de dar vida a este blog que con tanto entusiasmo cuida y alimenta nuestra amiga Meli.

Sin más, se despide atentamente Veri La Macarra.




Esto empezó siendo un lugar donde escribir pensamientos, sentimientos, emociones, recuerdos y fantasías, pero está tomando unas dimensiones que escapan a mi imaginación.
Si alguien más quiere seguir el ejemplo de Veri y animarse a escribir posts sólo tiene que enviarlos a la dirección blogdemeli@gmail.com y lo verá publicado con su nombre y el color de letra que más le guste.

domingo, 14 de octubre de 2007

Si se callase el ruido oirías la lluvia caer.

Le envié una canción a Veri hace unos días y lo había olvidado hasta que esta tarde me lo ha recordado en medio de nuestra conversación: "Por cierto Meli, la he estado escuchando y me parece muy igual ¿no? muy Ismael Serrano, con el mismo tonillo y las mismas formas"
Y puede que tenga razón, pero para mi fue evocadora.

A veces me da por recordar las tardes de lluvia en el pueblo, cuando éramos pequeños y notábamos como la humedad se iba colando por todos sitios hasta sentirlo a través de las rebecas de punto. El viento nos quemaba la piel y aparecíamos con la nariz roja en la casa buscando la camilla y evitando (en mi caso) el olor de la leche caliente de la merienda.
Luego nos levantábamos y mirábamos al patio. Se oía el repiqueteo de las gotas de agua chocando contra las grandes y verdes hojas de aspidistras que se doblaban y volvían a su posición como si fueran muelles naturales. Y según como nos diera, nos íbamos al zaguán para ver cómo iba la calle de agua (agua transparente que corría hacia las alcantarillas por los bordes bajos de las aceras).
Sonrío porque me parece ver a la vecina de enfrente asomada también, con los brazos cruzados encogida por el frío y diciendo "ay que ver como llueve ¿eh? me voy para dentro que aquí es mejor no estar"
Después subíamos a las cámaras y nos poníamos a estudiar si es que no nos embobaba el hombre que salía corriendo del bar hacia su casa, o la amiga que llamaba a la puerta porque se había enterado que ya habíamos llegado.
Son momentos que se quedan grabados (como tantos otros) y que aparecen cuando menos lo esperas motivados simplemente por una bonita canción.



Si se callase el ruido
oirías la lluvia caer
limpiando la ciudad de espectros,
te oiría hablar en sueños
y abriría las ventanas.
Si se callase el ruido
quizá podríamos hablar
y soplar sobre las heridas,
quizás entenderías
que nos queda la esperanza.


miércoles, 10 de octubre de 2007

Nada

Y hoy como estoy poco inspirada y llevo días en que ni musas ni musos me visitan pongo un vídeo bonito, o por lo menos de una canción bonita, y si no lo es, a mi me gusta.



Lo sé, estoy asolanada, pero no puedo hacer nada hasta que cambien los vientos.

He dicho!

Ah me he acordado de un anuncio que me encanta porque le veo mucho mérito. No consigo distinguir muy bien los bajos de los tenores ni las contraltos de las soprano, pero me maravilla:






domingo, 7 de octubre de 2007

A vosotros

He comprobado que hay que caminar en la vida para poder llegar a buen puerto. Es posible que tengas suerte y con dos pasitos que des encuentres lo que ibas buscando, pero en mi caso no ha sido así.
Hace años me entristecía pensando en por qué si no le haces daño a nadie, tienes la mala fortuna de cruzarte con gente que sí te la hace a ti, llamémosle envidia o simplemente maldad.
Me sentí sola en muchas ocasiones y acabé por pensar que el mundo estaba lleno de inmorales y de personajillos de tercera que estaban ahí de relleno sin más cometido que el de provocar llagas y meter sus dedos salados en ellas.
Hoy día el panorama es bien distinto para mi. La suerte me ha sonreído y me ha mirado de frente. He encontrado (y continúo encontrando) a personas tan fascinantes y tan buenas que aun sigo deslumbrada.
Han conseguido que confíe en ellos, me han dado fuerzas en los peores momentos, me han llenado de abrazos (reales y en la distancia) y sensaciones que ni yo sabía que existían y para las que no tengo una definición exacta, le han dado paz a mis horas de desvelo, y me han hecho ver que pase lo que pase siempre están a mi lado. Nunca han pedido nada a cambio, de hecho muchas veces he tenido poco que ofrecer, y aún estando así me han cogido de la mano y me han levantado.
Sois vosotros. Los que leéis esto, los que comentáis, los que os interesáis por mi y opináis acerca de todo y de nada. Los que me entendéis y sabéis estar.
Gracias por pasear conmigo y no dejarme vivir sola mi propia vida.




viernes, 5 de octubre de 2007

Tic - Tac

Somos intolerantes, nos ponemos nerviosos y cualquier cosa que nos digan a lo que no le veamos lógica nos hace retroceder y mirarlos como si estuvieran mal de la cabeza.
Han vivido (y siguen viviendo) una vida entera, con montones de pasajes, de anécdotas que sólo ellos saben encuadrar bien porque las pasaron con sus familiares más cercanos, con sus vecinos de toda la vida, con el médico del pueblo que era como uno más y con sus amigos, porque hubo en tiempo en que su entorno no se limitaba a sus hijos o nietos, también salían autonomamente, daban paseos y se divertían.
Tienen multitud de rinconcitos en su memoria, y en ellos hay de todo. Según sea la persona así pesan más los buenos recuerdos que los malos.
Lo que es seguro es que cuando están sentados y callados, por su cabeza no dejan de pasar situaciones de antaño, porque a veces sonríen y dicen "me estaba acordando de aquella vez que fui con mi padre a no sé dónde porque vio un mantón de manila que quería regalarme y pasó esto, aquello y lo otro", y otras veces se ponen tristes y suspiran y dicen "que pena aquella vez que esperando que no sé quién se recuperara se nos fue a los pocos días sin poder hacer nada por él"
Nosotros conocemos su vida desde un ángulo muy particular (el nuestro), pero hay muchísimo que nos perdimos, puede incluso que los momentos que ellos consideran más hermosos, más tiernos o más divertidos y ya no queda nadie con quien los puedan comentar al mismo nivel.
A veces, cuando la miro pienso en como será mi vejez y me consuelo pensando que para eso aun queda mucho.
Con quién compartiré esos días y a quién le contaré mi vida, ¿estaré con mi familia? ¿quien será mi familia? ¿cómo habrán cambiado los tiempos? ¿seré capaz de usar el último supermegainvento de turno igual que ella maneja de maravilla su móvil?
En fin, mejor sacudir la cabeza y que desaparezcan estos pensamientos.
Lo que tenga que ser será e irá surgiendo con eso que no deja de pasar y que se llama tiempo.


martes, 2 de octubre de 2007

Oui Mademoiselle


Paris, la ciudad del amor.

Estoy a un tris de sacar los billetes y disfrutarla en buena compañía.

Se ve preciosa en fotos durante el día, pero por la noche parece tener el mayor de los encantos con los puentes y los monumentos iluminados, y con las callejuelas de farolas a media luz.

Es mi asignatura pendiente, y siempre he ido posponiéndolo, pero el otro día, Veri me dijo que hay que exprimir cada momento y me di cuenta de que si no vives cada día como si fuera el último “no le extraes todo el meollo a la vida”, como bien decían en el Club de los Poetas Muertos –preciosa película, por cierto.

Mañana llamaré a Jeidi para que me diga exactamente cómo sería el viaje, y si todo cuadra en un mes estaremos disfrutando de una de las ciudades más hermosas del mundo.




lunes, 1 de octubre de 2007

De cómo L.B. devolvió la vista a un ciego

¿Dónde cenamos?
Esa fue la única pregunta que sobró en toda la noche.
Estaba claro que iríamos al famoso pueblo de cuyo nombre Little Britain casi no quería oír hablar.
Sito y yo habíamos reservado en el sitio que más apropiado nos pareció, y tras recoger a Veri de las mismísimas vías del AVE en St. Justine Station nos decantamos por ir a tomar una tila dado el estado en el que L.B. había vuelto de esa tienda extranjera de muebles para montar a la que tan aficionado es, y así también hacíamos tiempo hasta que llegara la hora de cenar.
Paka estaba agotada, aún así seguía riéndose con los mismos chistes y prestaba atención a todo lo que decíamos incluso cuando hablábamos en español.
L.B. se tranquilizó y volvió a ser él, menos en el momento en que nos contó que le hizo fotos a la matrícula del coche que había aparcado detrás y casi encima de ellos.

Lluvia en Sevilla City.
Caían chuzos de punta, pero la hora de cenar estaba próxima, así que carretera y manta.
Llegamos al restaurante. Paka pidió lenguado a la plancha y el resto (menos yo) carne.
Admirando estábamos las paredes del local (pintadas en verde lima) y las cornisas de escayola del techo (en naranja) cuando de repente Vericueta Di Piu comienza a hacer extraños movimientos con la cara. Pensé que le hacía carantoñas a cualquier bebé de por allí, pero como no había niños por ningún sitio le pregunté qué le pasaba.

- Me molestan las lentillas.
- Uf, no sabes como te entiendo. Pues quítatelas, total, son de usar y tirar.
- Pues si, es verdad.

Y ahí fue cuando empezó a fraguarse el milagro.
Veri dejó las lentillas sobre la mesa, y L.B. que estaba justo enfrente vio la ocasión de hacer una buena obra. Le quitó el plato a Paka y tras hacer una arcaica prueba de la anestesia consistente en toquetear la espina dorsal con los dedos índice y corazón de la mano derecha y comprobar que el lenguado no se movía, procedió a llevar a cabo el difícil reto de despejar de tinieblas la visión de un pobre pez a la plancha reciclando en lo que yo llamaría una magnífica obra de ingeniería las lentillas de Di Piu y colocándoselas sobre el iris (que costó lo suyo identificar).
Justo vinieron a retirar los platos en ese momento y no pudimos comprobar si el animalito en cuestión pasó del postoperatorio, pero lo que si certifico es que hicimos todo lo que estuvo en nuestra mano y con la mayor asepsia del mundo. Una lástima no tener Germolín y una venda en disposición.

Lo de que aquella noche no tuvieran flan-puding de postre porque no hubo producción regurgitosa por parte de los clientes lo dejaremos para otra ocasión, momento en el que contaré también como Venus se despachó a gusto con el navarro que llamó por teléfono…




viernes, 28 de septiembre de 2007

Magia

Hoy me decía que Pedro Pérez Pellicer, peluquero perfumista, pone por poco parné pelo y patillas postizas.
También me ha contado que el remedio más eficaz para la infertilidad en una pareja joven y sana es el triteoterol, cosa que yo como farmacéutica desconocía.
Me ha explicado como una mujer puso sola una pescadería y su vecina una frutería, y que además ésta última estaba casada con uno que había montado una charcutería sin ayuda de nadie.
Todo esto mientras paseábamos por San Jacinto disfrutando de una noche espectacular.
Tanto Paka como él admiraron las raíces aéreas del árbol que hay a las puertas de la parroquia y que a mi tanto me asombra.
Y pusimos la guinda al pastel sentándonos en la calle Betis, bajo los naranjos, frente al Puente de Triana, que iluminado de felicidad parecía estar mirando a través de sus ojos enamorados a la Giralda, bella entre las bellas, y a la Torre del Oro con quien tuvo un romance, y que ahora fingiendo indiferencia trataba de lucir aún más que su rival para acabar siendo ella la afortunada de vivir en amores con el apuesto chico de enfrente.

Nunca un tinto con limón me supo tan bien.
Gracias por un día particularmente mágico. Os quiero (sé que lo sabéis, a tí y a Paka).



Veri, siento haber descuidado mi escritura diaria, trataré de que no vuelva a pasar. Y también te quiero mucho apa!!


lunes, 24 de septiembre de 2007

Pasó a ser leyenda

Cuentan que en Triana vivía un gitano apodado "Cachorro" que todos los días iba a Sevilla atravesando el puente de barcas para ver a una mujer.
El marido de ésta se dio cuenta, y tales fueron los celos que un día lo esperó escondido en la venta Vela donde el Cachorro, que estaba sacando agua del pozo, recibió siete puñaladas que lo llevaron en el acto a la muerte.

Un imaginero que andaba por allí vio lo que pasó, y tanto le impactó que se le quedó grabada la cara del gitano en el momento justo en que expiraba, y no pudo por menos que plasmar el rostro en la escultura que por aquel entonces tenía entre manos. (Y a la que luego se le conocería por el nombre de "Santísimo Cristo de la Expiración" o "Cachorro", que no mira hacia el suelo en la cruz, mira al cielo porque lo acaban de apuñalar)

La justicia tomó cartas en el asunto y tras la investigación se llegó a la verdad: el Cachorro visitaba diariamente a aquella mujer, que no era otra que su hermana bastarda, de la que no había dicho nunca nada por miedo a ponerla en compromiso por sus orígenes.

El Cachorro nunca ha visto ni Sevilla ni Triana
sólo ha visto los balcones y las tejas de la Cava.
Sólo ve a los saeteros y a las blancas espadañas;
Él no ha visto nunca el río ni el barrio de sus entrañas.

Porque mira el cielo azul de esta tierra mariana
que busca en su cara la luz;
malas "puñalás" gitanas quien te clavara en la Cruz.


sábado, 22 de septiembre de 2007

Emociones

Hoy he leído algo muy interesante.
Resulta que sentimos antes que pensamos, aunque todos conozcamos a algun@s que ni una cosa ni la otra.
Está más que estudiado y comprobado que ante una situación de peligro o de riesgo , el tálamo que es quien la identifica, envía la información a través de dos circuitos, uno corto que llega inmediatamente a la amígdala (desde donde sentimos), y otro más largo que va al neocórtex (desde donde razonamos).

También he aprendido que el miedo, la tristeza o la alegría son emociones básicas porque son innatas en todos los mamíferos, y que la culpa, la timidez o el desprecio son emociones sociales que vamos adquiriendo a medida que crecemos y dependiendo del círculo social en el que nos eduquemos.

Aunque tengo que decir, que lo que más me ha gustado de todo es algo que me han contado hoy sobre la medicina tradicional china.
Dicen estos sabios que el miedo es el agua, la alegría es el fuego y la ira es la madera. Por eso un exceso de agua (el miedo) apagaría el fuego (la alegría) y nutriría en demasía a la madera (la ira).

Después de pensar un poco sobre todo esto he llegado a una conclusión de las mías y se me ha quedado una pregunta en el tintero.
La conclusión es: el miedo sólo es bueno en pequeñas cantidades y cuando su finalidad es la prudencia.
La pregunta: ¿Tendrá algo que ver el tamaño de la amígdala con que haya personas que sientan más profundamente que otras?

En fin, creo que para esto último necesitaríamos a otro Ramón y Cajal por este mundo.


miércoles, 19 de septiembre de 2007

Vivir el presente

Llevo días planteándome el futuro y cuestionándome el pasado, y hoy como por arte del destino, (que no de la casualidad, porque no existe), el presente me ha abofeteado y se ha reído de mi por ser tan necia de ir cargando con los dos fardos atemporales que tanto me paralizan.
Mi amiga Treinta Por Ciento, que últimamente ha estado sometida a estrés, presiones, cambios de trabajo y no sé cuántas cosas más, llevaba tiempo notando dolor en las articulaciones y viendo como sus manos, sus dedos, se hinchaban.
Ha pasado por multitud de pruebas, y por fin ya ha tenido su diagnóstico.
Está a base de cortisona y antipalúdicos (ella que es antipastillas) y encima le han dicho que no puede ni ver el sol.
¡Mierda de enfermedades autoinmunes!
Me decía que eso de no ir a la playa no sabe cómo lo va a llevar. Y yo mientras pensaba en lo idiota que estoy siendo aquí parada, mirándome el ombligo y pensando en lo pasado (que pasado está) y en lo que vendrá (que para qué preocuparse).
Hay personas muy valientes en este mundo, y mi amiga Treinta Por Ciento me ha dado hoy la mejor de las lecciones sin ella saberlo.
Hay que tomar la vida como se presenta y buscar lo positivo de lo malo que nos llegue. Sólo así viviremos el presente felices, y nada, ni la más mísera de las enfermedades, podrá con nosotros.




martes, 18 de septiembre de 2007

El gran chef

Una noche disfrutando del séptimo arte, qué mejor plan.

No tenía ni idea de la película que íbamos a ir a ver. Me dijeron “just go with the flow” y como esto mismo fue lo que me dijo Jeidi hace unas semanas (y ella es sabia) ni se me ocurrió volver a preguntar.

Me senté en mi sitio - sala once, fila nueve, butaca nueve - y a los dos minutos bajaron las luces. Empezaron las toses de rigor, (porque casi todo el mundo tose o se suena la nariz en esos momentos), y los paquetes de palomitas, gominolas y chocolatinas hicieron su aparición estelar de la misma forma que lo hubieran hecho la protagonista o el primer actor de cualquier estreno holliwoodiense.

Comenzaron los anuncios. Contrariamente a lo que viene siendo habitual en mi, esta vez les presté atención y puedo decir que este invierno promete en cuanto a estrenos de cartelera.

Pero volvamos al presente, o mejor dicho al pasado, porque esto ocurrió hace unos días:

Continuaron con un corto de animación buenísimo que se llama abducido y que no he podido encontrar por ningún sitio, está claro que hace honor a su nombre.

Y por fin… música parisina al ritmo de la cual baila el pequeño flexo de Pixar.

Había oído muy buenas críticas de esta película, que sigue el rastro de otras como Toy Story, Monstruos SA, o Buscando a Nemo, pero nunca pensé que el consejo que el fantasma de Auguste Gusteau le da a Remy en la peor de sus horas pudiera ser tan revelador para mi en ese momento “si te paras a mirar lo que dejas atrás no podrás ver lo que tienes por delante

Merece la pena verla.

Little Britain, te conseguiré el deuvedé ¡todo se desarrolla alrededor de la cocina del mejor restaurante de París!



viernes, 14 de septiembre de 2007

Suite nº1, Preludio.

Día gris en Sevilla City. El olor a azahar ha desaparecido para dejar paso a calles mojadas, niños corriendo con botas de agua y resulta que en el tiempo que llevo escribiendo este post (48 segundos) el sol ha salido, las calles se están secando a velocidad de vértigo y por no oler no huele ni a humedad, ¿pero esto qué es? ¿estoy pasando de una realidad a la realidad paralela de ésta?
Debe ser cosa del cambio climático (que cada vez es más rápido y más alarmante)

De todas formas está claro que el otoño empieza a hacerse presente. Seguramente en unos días el árbol que hay frente al ventanal empiece a cubrir la acera de hojas grandes y marrones y entonces será cuando yo tome conciencia real de que hemos dejado atrás el calor para meternos de lleno en el mundo de los pijamas de pantalón largo, las rebecas y los paraguas.
Ella siempre pregunta ¿qué te gusta más, el verano o el invierno? y yo, que sé perfectamente que prefiere el invierno le digo "el verano" y me mira como diciendo "tienes el gusto atrofiado, con lo bien que se está sentada en la mesa camilla"

Es una época nostálgica, llena de horas de mantita y sofá, infusión de sobremesa y lectura junto a la chimenea.
Es la época de los paseos por el parque y las tardes de puzzles y partidas de trivial...
...Y como no, es la época de Bach.


martes, 11 de septiembre de 2007

De vista, gafas, pollo, berenjenas y lentillas (II y fin)

...Parte de la crema de Brie estaba pegada a su mejilla, (en ese momento dio gracias al cielo porque la sirvieran un poco fría), pero ni rastro de la diminuta bolita verde. Se incorporó lentamente (para evitar mareos posturales), y justo entonces se percató. Ahí, delante de su pupila había algo redondo que no le dejaba ver nada y provocaba que de su ojo naciera el pequeño manantial que a su paso por Londres llaman Támesis.

Rápidamente y de un manotazo despejó la zona de cuerpos extraños y salieron aleteando el guisante y la lentilla, que juntitos parecían un caracol con su concha transparente y notó el mayor alivio de su vida.

Se dispuso Miss Keller a retomar la cena y mirando al plato dijo “a Dios pongo por testigo de que me quito la otra lentilla y me coloco las gafas que tan buen servicio me han dado siempre y me hacen de parapeto ante cualquier asalto”

Y así fue.

Hora y media más tarde los ocho (más las gafas de Meli, que eran como uno más) se fueron a un pub irlandés a seguir con la celebración y luego a casa de Little Britain donde acabaron tomando shortbread y tes variados.

Dos días después Meli Keller regresaba a casa en su país natal y cuando fue a colocarse las gafas (ese tesoro de bordes rojos) se dio cuenta que no estaban.

No! No estaban por ningún sitio. Movió cielo, mar y tierra, Roma con Santiago, buscó debajo de las piedras, en la mañana fría y en la noche las buscó… y no las encontró. Así que en pleno duelo llamó por teléfono a Little Britain para decirle que el viaje de vuelta había sido perfecto pero que sus fieles compañeras no habían estado con ella para verlo. Estaba inconsolable, pero L.B. que tiene recursos para todo la calmó con solo una frase “no te preocupes maja, que yo ahora te las busco por aquí y en menos de un mes las tienes contigo”

Miss Keller ya con el cuerpo en caja esbozó la más sincera de sus sonrisas y se fue a dormir. Soñó con niños gallegos, pero eso ya es otra historia….

Una semana más tarde, Meli (“animada” por su madre) decidió que ya era hora de guardar en su sitio el chaquetón que había traído de tierras británicas, y en el momento justo en que estaba colocándolo en la percha y poniendo bien la cremallera notó un bulto extraño en el bolsillo interior… Ante el temor de que fuera una ardilla o cualquier bicho viviente tiró la prenda sobre la cama y en plan “pressing catch" se lanzó sobre ella.

Minutos más tarde y tras comprobar que no se movía nada miró en el bolsillo y… ¡ahí estaban!

Meli se había pasado una semana entera con las gafas de sol graduadas puestas hasta en su casa con las burlas que eso conlleva y al final resultó que siempre habían estado ahí.

Queridos lectores, que cada cual saque su moraleja.

-FIN-


lunes, 10 de septiembre de 2007

De vista, gafas, pollo, berenjenas y lentillas (I)

Hipermetropía y astigmatismo. Así vamos, dando palos de ciego….

Me voy a UK a pasar un fin de semana a casa de Little Britain, y como allí la humedad es perfecta (no en su casa que es una monería, sino en el país) decido llevarme las lentillas que tantos disgustos me dan en Sevilla City por la sequedad tan grande, los picores tan molestos y los guiñeteos que a diestro y siniestro voy regalando sin tener en cuenta el grado de confianza que pueda llegar a tener con los viandantes con los que me voy cruzando, que no es ni más ni menos que cero.

Total, que yo encantada de la vida sin soportar patillas ni puentes. Una comodidad impagable sin preocuparme por limpiar los cristales, ni por subírmelas cuando se me bajaran, ni por quitármelas para refrescarme la cara…

Pero algo sucedió una noche, pongámonos en situación.


Inglaterra, noche del 25 de agosto del año 2007. Ocho personas salen a cenar con ánimo de pasarlo bien.

Fuera, una luna llena en todo su esplendor iluminaba en tonos grises las pocas nubes que pasaban delante de ella para dar al paisaje el toque justo de misterio.

Nadie a esas horas podía imaginar lo que más tarde sucedería.

Los ocho tomaron asiento en la mesa que había sido reservada días antes por uno de ellos en uno de los restaurantes más conocidos de St. Clement´s Hill, y empezaron a leer la carta.

Meli Keller, sentada en un extremo, compartió folleto con Sisi Elle (sentada a su derecha) y decidieron pedir pechuga de pollo con salsa de guisantes enanos y brie y berenjenas gratinadas respectivamente.

Quince minutos después todos los comensales estaban servidos, y a fin de empezar la celebración tuvieron a bien alzar sus copas llenas de lambrusco blanco, mirarse a los ojos sonriendo y decir “cheers” o “salud” según fuera la nacionalidad de los presentes.

Empezó el festín.

Entre risas y anécdotas iban pasando los minutos que con precisión suiza marcaba el reloj de pie que estaba colocado justo al lado de la réplica de un Picasso, cuando de repente, Sisi se acerca a Meli y le dice al oído “¿cómo está el pollo?

Ante tal pregunta Meli no pudo por más que retirarse un poco a fin de dejar que Sisi pudiera probarlo, y justo en el momento en que se disponía a hacerlo, a Meli se le resbala el tenedor dentro de su plato, y un guisate rebelde (y enano) describe una trayectoria parabólica con doble mortal carpado y tirabuzón rubio hacia delante que culmina en el ojo derecho de Miss Keller (que lo percibió todo a cámara lenta, incluso horas más tarde declararía que vio pasar su vida en fotogramas de 0.5 nanosegundos cada uno).

Se oyó un lamento ahogado que fue confundido con un hipido inmundo, y solo cuando Miss K. se volvió bruscamente hacia su izquierda llevándose la mano a la cara, fue cuando realmente tomó conciencia de lo que había pasado….


- CONTINUARÁ-

viernes, 7 de septiembre de 2007

All by myself

Iba yo de la terraza al salón cuando mi madre que estaba en el sofá separando el correo ordinario me dice: "Meli, aquí hay una invitación para ti"
Yo, ojiplática perdida, me paro en seco y veo un sobre cuadrado de color marrón oscuro con brillo. Mi usual rapidez mental hizo que me percatara que no llevaba matasellos ni dirección ni remite, sólo los nombres de mis progenitores, así que acto seguido até cabos sin vacilar:
"ésta es la famosa invitación de boda, esa en la que me quieren emparejar con el primo abogado del novio que no tiene pareja, porque él igual que yo, no se conforma con cualquier espécimen que se le arrime"
Muy digna yo, cojo el sobre, lo abro y efectivamente se confirman todas mis sospechas.
Como si nada leo la tarjetita y miro de reojo a mi madre que por supuesto se estaba haciendo la sueca disimulando que estaba observándome.
Delicadamente introduzco la invitación en su sobre, lo dejo sobre la mesa y digo: "mamá, esta invitación no es para mi (gracias a Dios), lleva vuestros nombres" y justo cuando reanudaba la marcha hacia mi habitación oigo una voz que dice "sí que lo es, porque aunque tu nombre no aparezca, el padre del novio le ha dicho a tu padre que estás invitada"

La única reacción que fui capaz de tener tras el congelamiento y posterior hervor de sangre que me produjo el saberme partícipe de la invitación al evento celestinoso fue decir enérgicamente " NI LOCA VOY YO A ESO"
A lo que mi madre, (reiterativa y con una misión importante que cumplir, véase emparejar a su primogénita) respondió " ¿y por qué no?"
Sentencia mía: "¡¡PORQUE NO!!"


jueves, 6 de septiembre de 2007

El hígado no cuenta

Anoche volvimos a hablar como cada noche y de nuevo salieron a la luz frases como la archiconocida de Pascal "el corazón tiene razones que la razón no entiende".

No puedo poner en conflicto a Cabeza y Corazón - te dije - porque acabaría volviéndome loca.

Simplemente les dejo que caminen en paralelo y se miren de vez en cuando para que se reconozcan dentro del mismo ser, pero nunca propiciaría el contacto entre ambos porque acabarían tirándose de los pelos.

Ya sabes que Cabeza es muy inflexible, y no permitiría que Corazón me dañara por ser tan tierno y tan kamikaze de ir por ahí sin escudo y pasar por alto según que situaciones que ella jamás en la vida toleraría.

Cabeza hubiera tirado el invento telecomunicativo en cualquier contenedor (como le sugirió otra cabeza) y se hubiera ido tan tranquila. Sin embargo, él fue capaz de meterse en el agua, nadar aquí y allá, tomarse un café, dar una vuelta y luego ponerse al volante pidiendo ayuda a su eterna acompañante, esa que compensa sus errores, que lo ve todo con perspectiva y pone un poco de cordura en esta vida loca.
Probablemente no esté lejos el día en que ella adquiera el protagonismo.


Otra teoría más

- Tú míralo a ver qué es lo que te llama la atención y me lo dices mañana
- Vale, ahora estaré intrigada hasta saber si coincidimos o no...



- (...)

- Hay varias cosas pero una es lo de que "eres lo que eras en el patio del colegio"
- No
- ¿No?
- No Meli, no coincidimos
- Vale, entonces ¿qué te ha llamado la atención a ti?
- La teoría de las fobias compensadas
- Ah claro, es que eso viene después. Como dice el entrevistador, es la forma de demostrar lo estúpidos que podemos llegar a ser.

El no tener fobias debe ser porque no me hace falta buscar algo que vaya mal, (ya lo traigo incluido), para compensar todo lo bueno que tengo. Y me alegro de que sea así. Siento que soy "normal".

AMAR, gracias por enriquecerme con cada conversación ;)

miércoles, 5 de septiembre de 2007

De rabiosa actualidad

El grifo miraba desde abajo a la mano que movía su engranaje hacia la izquierda pensando en cuándo lo volvería a dejar en su posición original. Llevaba tiempo dándose cuenta que a través de él pasaba demasiada agua que iba directa al sumidero sin haber sido utilizada. Y es que claro, sin una mano que controlara su caudal él no podía hacer nada salvo disgustarse.

El tubo de escape del viejo vagón de tren se sentía tan enfermo y tan descolgado de su vida anterior, (cuando era tan reluciente que cualquiera podía usarlo como espejo), que no hacía más que toser compulsivamente haciendo que el aire a su alrededor se volviera “gris oscuro y con bastante polución”.

¡Un mecánico! pedía con gritos roncos, pero nadie parecía escucharle.


Todas las chicas de la oficina pensaron que no guardarían las rebecas en verano. Ya tenían la experiencia de años pasados y con el aire acondicionado puesto a 19ºC desde las once de la mañana hasta las tres del mediodía, si no iban con manga larga podrían no llegar a casa por la noche sino ir directamente al hospital aquejadas de hipotermia.

Estos edificios inteligentes…


- ¿Qué tenga tres cubetas de basura en casa? Definitivamente te has vuelto loco.

- De eso nada, deberíamos reciclar. Desperdicios orgánicos por un lado, papel por otro y vidrio por otro.

- Si claro, y no cabemos en la cocina. Eso por no hablar de donde nos han puesto el contenedor de papeles.

- No pasa nada, puedo llevármelos por la mañana en el coche y dejarlos para reciclar camino del trabajo.

- ¿Sabes qué? Que cuando dejes de fumar y tirar colillas medio apagadas en el pinar al que vamos algunos domingos a pasar la tarde, entonces te aseguro que yo misma compraré tres cubetas y las decoraré con pegatinas para no confundirnos al tirar la basura.


Yo quisiera ser civilizada como los animales...



Haunted Houses

Hoy pensaba en casas encantadas, pero no en esas que siguen los patrones trazados por fantasmas, espíritus, hologramas, presencias extrañas, malas vibraciones o auras negativas.

No.

Hoy pensaba en verdaderas casas encantadas, como la que había a las afueras de Londres.

Esa en la que si te apoyabas en la barandilla mirando hacia el piso de arriba conseguía que subieras cómodamente sin tocar un escalón.

Esa en la que la figura del deshollinador era fundamental para poder llegar a los tejados y bailar escoba en mano saltando de chimenea en chimenea.

Nunca en ningún lugar ordenar la habitación fue tan divertido como allí, porque ver como las camas se hacen, los cajones se cierran con todo dobladito dentro, las estanterías recobran su compostura y los abrigos se cuelgan en las perchas era algo que ni en los mejores sueños nos podría pasar… (en este caso, Vericueta, tengo que usar el reflexivo para no faltar a la verdad)

“Con un poco de azúcar esa píldora que os dan, la píldora que os dan pasará mejor….”

Y no es que últimamente tome mucho té( el último ha sido uno de coco en casa de Little Britain), pero hacerlo sentada en una mesa de camilla al lado del techo sería la monda.


Así quiero que sea mi casa, un lugar encantado para todo el que venga. Un espacio lleno de vida y de alegría, acogedor. Capaz de darle a cada uno lo que de verdad necesita. Un sitio en el que tanto Mary Popins como su amigo el limpia-hollín se hubieran quedado para siempre.